Recomendaciones para un porteo seguro

¿Cómo portear de forma segura?

 

 

Es importante que sepamos el uso adecuado de un Portabebé ergonómico para evitar posibles riesgos, por ello hay una serie de precauciones antes de usar un portabebés por primera vez.

El mayor riesgo del uso incorrecto de un Portabebé, es la asfixia del pequeño. Especialmente en menores a los tres meses, pues aún no tienen control de su cuello.

Portear es una experiencia súper agradable tanto para los padres como para los bebés, siempre que lo hagamos de forma segura. Hoy conoceremos algunos puntos claves para que el bebé y el adulto vayan sin riegos de ningún tipo y disfruten cómodamente del porteo.

  1. Lo primero y más importante, es que el portabebé sea ergonómico, porque es el más respetuoso con el bebé y con nuestra espalda.
  2. Las vías respiratorias del bebé deben quedar libres. Su mentón o barbilla no debe acercarse a su pecho, caso contrario se puede producir una asfixia postural. También debemos estar atentos a que su carita no esté cubierta por ninguna tela.
  3. La posición ranita es aquella en la que las rodillas del bebé quedan flexionadas a una altura más alta que su cader Para llegar a esta posición, es necesario colocar bien la cadera del bebé, logrando que su periné quede apoyado en nuestro abdomen. Esta posición ayuda al correcto desarrollo de la cadera del bebé.
  4. La abertura de las piernas del bebé va a depender su edad. Así que evitemos forzar.
  5. La forma de saber si llevamos al bebé a una altura adecuada es poder darle un beso en la cabecita sin forzar nuestro cuello.
  6. Un porteo seguro debe respetar la espalda del bebé. Al inicio su espaldita tendrá la forma de una C, luego al paso del tiempo será recta.
  7. Debemos evitar en lo posible que el bebé vaya mirando hacia afuera, pues no es una posición que fomente un porteo seguro por muchas razones: dificulta la termorregulación, fomenta la hiperestimulación, no permite una posición correcta.
  8. Para que el bebé tenga un buen soporte, es totalmente necesario que el portabebés esté bien tension ya sea mochila o fular, ya que su espaldita no está del todo desarrollada. Tener el ajuste necesario nos ayuda también a nosotros, pues reduce la sensación de peso.
  9. Hay que observar que la tela cubra ambas rodillas de nuestro bebé, así aseguramos que sea un asiento seguro y cómodo para él. Con esta acción fomentamos la posición ranita, que es importante para el desarrollo de su caderita.
  10. Por último, debemos evitar realizar movimientos bruscos, giros abruptos o lugares de riesgo, eso puede dañar a nuestro pequeñito.

Queridos papitos, portear no es nada del otro mundo, solo requerimos paciencia, técnica y práctica. Con todos estos consejos te será muy fácil gozar de sus beneficios.

Ahora sí estamos listos para portear y disfrutar de un paseo lleno de amor. ¡Que viva el porteo seguro!!